Dolores agudos a lo largo de la parte interna del pie o del tobillo. Inflamación visible a lo largo del tendón. Rigidez en la articulación del tobillo. Sensación de chasquido. Dolor al tacto.

¿Alguno de estos síntomas te resulta familiar?

Si es así, probablemente tengas una Disfunción del Tendón Tibial Posterior (o Tendinitis Tibial Posterior).

En este artículo, vamos a mostrarte los pasos exactos para superar esta lesión y volver a correr sin molestias.

¿Cómo se diagnostica, trata y previene la tendinitis tibial posterior?

Volver arriba

Si has llegado hasta aqui es posible que te encuentres en un punto en el que correr es casi imposible. Te duele todo el tiempo, e incluso después de intentar correr sin que te duela, con la esperanza de que desaparezca, has llegado a la conclusión de que tal vez ha llegado el momento de admitir que tienes que solucionar el problema.

Muchos corredores han pasado por eso. Detiene el entrenamiento en seco, y te preguntas si volverás a correr sin dolor.

Afortunadamente, tenemos la solución.

Hemos elaborado una guía para ayudarte a volver a correr lo antes posible y evitar que esto vuelva a ocurrir en el futuro.

Acerca de la tendinitis tibial posterior

Volver arriba

El tendón tibial posterior es una estructura anatómica poco conocida, pero de enorme importancia a lo largo de la cara interna del tobillo.

El tendón en sí no es mucho más grueso que un lápiz, pero desempeña un papel esencial en la estabilización de tu pie.

El tendón tibial posterior se inserta en el pie a lo largo del empeine, subiendo junto al maléolo medial. Es una protuberancia grande en la parte interior del tobillo y se une al músculo tibial posterior, que está enterrado en la parte profunda de la pantorrilla.

Al aplicar tensión a lo largo de la parte interior del tobillo, el músculo tibial posterior y el tendón tibial posterior desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento del arco y el apoyo del pie.

Cada vez que corres o caminas, el tendón tibial posterior bloquea el tobillo en su sitio, ayudando a mantener el pie en una configuración fuerte y rígida cuando te levantas del suelo. También sirve para invertir el pie, girando el tobillo para desplazar el peso hacia el exterior del pie.

¿Como saber si tengo una tendinitis en el tibial posterior?

Volver arriba

El signo característico de la disfunción del tendón tibial posterior es el dolor localizado en la parte interna del pie y el tobillo, que a veces se extiende unos centímetros hasta la espinilla. Puede haber una ligera hinchazón alrededor del tendón, y la zona puede estar sensible o dolorida si la presionas. Puedes experimentar dolor al intentar activar el tendón tibial posterior levantando la parte interna del pie del suelo, pero la mejor prueba diagnóstica es la elevación del talón con una sola pierna.

Colócate sobre el pie afectado con la rodilla recta y utiliza los músculos de la pantorrilla para elevarte hasta la parte delantera del pie, bloqueando el tobillo en flexión plantar completa en la parte superior.

¿Esto te produce dolor en la parte interna del tobillo o del pie? Si es así, probablemente tengas una disfunción del tendón tibial posterior.

La prueba de elevación del talón con una sola pierna es dolorosa o imposible si tienes una disfunción del tendón tibial posterior.

Esto puede parecer confuso: ¿por qué un ejercicio de pantorrilla provocaría dolor a lo largo del tendón tibial posterior?

La respuesta está en el papel del tendón tibial posterior como estabilizador del pie.

Si el arco del pie es como un puente colgante, el tendón tibial posterior es el enorme cable de acero que proporciona la tensión necesaria para sostenerlo. Sin un tendón tibial posterior fuerte y que funcione correctamente, tu arco no puede permanecer levantado, tu tobillo no puede permanecer bloqueado y tus pantorrillas no pueden ejercer su fuerza sobre las articulaciones del pie.

Las personas con casos graves de disfunción del tendón tibial posterior apenas pueden levantar el talón del suelo.

La elevación del talón con una sola pierna es lo suficientemente útil como para que algunos artículos de investigación la utilicen como criterio de inclusión de pacientes en sus estudios.

También es muy útil para descartar otras lesiones que pueden causar dolor en la misma zona, como el síndrome de estrés tibial medial (dolor en las espinillas) o una fractura por estrés del maléolo medial.

¿Qué está ocurriendo? ¿Estoy empeorando la situación?

Volver arriba

Aunque no es una lesión del corredor muy conocida -sólo es la 26ª lesión más frecuente, según un estudio, la disfunción del tendón tibial posterior (a veces también llamada tendinitis tibial posterior) puede ser extremadamente difícil de eliminar.

Peor aún, si no se trata, tiene tendencia a empeorar progresivamente con el tiempo. En algunos casos, puede llegar a ser tan grave que el arco del pie se colapsa, dejándote con un pie deformado permanentemente.

Empeora:

A medida que empeora la disfunción del tendón tibial posterior, la altura de tu arco desciende y tu pie se vuelve más pronador cuando apoyas peso sobre él, porque el tendón ya no puede proporcionar un soporte adecuado.

Como resultado, aumenta la tensión en el tendón tibial posterior. Esto crea un círculo vicioso en el que un arco más bajo y una mayor pronación aumentan la tensión sobre el tendón tibial posterior, que a su vez sufre más daños, lo que provoca un hundimiento del arco y una pronación aún mayores, y el ciclo vuelve a empezar

¿Por qué ocurre esto?

Debido a la relativa rareza de la disfunción del tendón tibial posterior, especialmente entre los corredores, no se conocen bien sus factores causales. Sin embargo, las causas comunes de esta lesión se deben al uso excesivo (como correr demasiado, correr demasiado rápido o demasiado pronto) o a un desgarro agudo debido a una caída.

Algunos investigadores, como Melissa Rabbito y sus colegas de la Universidad de Calgary, han planteado la hipótesis de que tener un arco naturalmente alto protege contra la disfunción del tendón tibial posterior, pero es posible que corredores de todas las alturas de arco acaben sufriendo esta lesión.

Más allá de esto, no está claro qué te pone en riesgo de sufrir una disfunción del tendón tibial posterior. Entre la población general, es más frecuente entre las mujeres de mediana edad con sobrepeso, pero esto no da ninguna idea sobre los corredores. Ni siquiera está claro el papel del sexo.

Aunque la disfunción del tendón tibial posterior es más frecuente entre las mujeres de la población general, una revisión de 2002 de más de dos mil corredores lesionados encontró ocho hombres con disfunción del tendón tibial posterior, pero sólo tres mujeres.

Etapas de gravedad

Volver arriba

Los médicos clasifican la disfunción del tendón tibial posterior en cuatro estadios:

Estadio I, presenta daño o inflamación del tendón, pero sin cambios en la forma del pie.

En el estadio II, el tendón empieza a alargarse y el arco se aplana gradualmente. Una vez en esta fase, probablemente no podrás realizar en absoluto una elevación del talón con una sola pierna.

Etapas III y IV, el tendón puede estar parcial o totalmente roto, y se producen deformidades permanentes en el pie y el tobillo.

Opciones de tratamiento respaldadas por la investigación

Volver arriba

Debido a la naturaleza progresiva y degenerativa de la disfunción del tendón tibial posterior, lo primero que debes hacer es asegurarte de que no te estás causando ningún daño permanente.

Deberías acudir a un podólogo u ortopedista de pie y tobillo con experiencia en corredores para asegurarte de que aún estás en el estadio I; los tratamientos que se comentan aquí podrían ser perjudiciales si estás en el estadio II o superior.

Estos casos suelen requerir aparatos ortopédicos especializados que se ajustan al tobillo y al pie para descargar el tendón tibial posterior, y los estadios III y IV suelen requerir cirugía.

Afortunadamente, hay una serie de estudios científicos que han demostrado que es posible tratar con éxito la disfunción del tendón tibial posterior con medidas conservadoras.

De ellos se desprende que debe haber cuatro componentes clave en tu programa de recuperación: Reducir la tensión sobre el tendón, utilizar una órtesis correctora, estirar la parte inferior de la pierna y fortalecer la zona circundante.

Cómo reducir la tensión del tendón tibial posterior

Volver arriba

Si estabas intentando correr a pesar de esta lesión, no lo hagas. No merece la pena arriesgarse a dañar permanentemente tu arco.

El tendón tibial posterior tarda en curarse; probablemente porque la parte del tendón que discurre a lo largo del maléolo medial tiene un riego sanguíneo deficiente.

Por lo tanto, debes tomarte mucho tiempo de descanso e intentar reducir otras actividades que agraven el tendón. Las actividades de entrenamiento cruzado, como la natación y el ciclismo, están bien siempre que no causen dolor.

Sabemos que no es lo que quieres oír, pero podrías estar dejándote fuera de juego durante mucho tiempo si sigues entrenando a pesar de ello. Hemos demostrado en artículos anteriores que puedes correr bien con entrenamiento cruzado, y que puedes mantener el acondicionamiento hasta seis semanas sin correr.

Utilizar calzado de apoyo y plantillas ortopédicas

Esto también tiene como objetivo reducir la tensión sobre el tendón.

Todos los estudios científicos publicados utilizan plantillas ortopédicas hechas a medida para proporcionar un apoyo adicional al arco del pie, lo que reduce las demandas sobre el tendón tibial posterior.

En un estudio, se pidió a los participantes que llevaran calzado y plantillas ortopédicas al menos el 90% de las horas que estuvieran despiertos durante los seis meses que duró el estudio.

En otras investigaciones sobre lesiones de corredores en las que se ha demostrado la utilidad de las plantillas ortopédicas, como la fascitis plantar, se ha comprobado que las plantillas ortopédicas rígidas de venta libre, son tan útiles como las hechas a medida.

En el caso de la disfunción del tendón tibial posterior, sin embargo, no hay investigaciones que lo respalden. Todo lo que podemos decir es que, sin duda, deberías llevar algún tipo de órtesis de apoyo; si puedes o no utilizar una órtesis de venta libre es una pregunta que debes hacer a tu traumatólogo o podólogo.

Ortesis

Las plantillas ortopédicas pueden sostener el arco del pie, reduciendo la tensión sobre el tendón tibial posterior.

Estiramiento de la pantorrilla

Tres estudios independientes que trataron con éxito la disfunción del tendón tibial posterior con medidas conservadoras emplearon un régimen de estiramiento de la pantorrilla.

El protocolo de estiramiento estándar consiste en 3×30 segundos de estiramiento de la pantorrilla de pie contra una pared, tanto con la rodilla recta como flexionada, dos veces al día.

Debes estirar ambos lados, y si tienes una tabla inclinada, debes utilizarla para conseguir un mejor estiramiento. Un estudio de 2009 realizado por Kornelia Kulig y sus colegas de la Universidad del Sur de California hace hincapié en que debes llevar calzado y plantillas ortopédicas mientras realizas los estiramientos.

Ejercicios de fortalecimiento del tendón tibial posterior

Volver arriba

Un artículo de 2006 de Richard Alvarez y un equipo de médicos y fisioterapeutas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tennessee expone un programa de rehabilitación integral para la disfunción del tendón tibial posterior en estadio I.

El programa de Alvarez et al. contiene dos fases. En la primera fase, los ejercicios de rehabilitación abordan la resistencia muscular básica mediante un ejercicio sentado "de planta a planta" y tres ejercicios con bandas térmicas: inversión, eversión y dorsiflexión.

Estos ejercicios se realizan sólo con una ligera resistencia, con el objetivo de realizar un gran número de repeticiones. El ejercicio "planta a planta" sentado debe comenzar con 4 series de 25 repeticiones cada día, aumentando hasta 12 series de 25 a las dos semanas del programa de rehabilitación. A partir de entonces, debes combinar series hasta que puedas hacer 300 repeticiones continuas sin descanso.

Ahora:

Los tres ejercicios con theraband -inversión, eversión y dorsiflexión- también se realizan una vez al día. Álvarez et al. recomiendan hacer 200 repeticiones, comenzando con una cinta termorresistente muy débil, y haciendo descansos si es necesario. Con el tiempo deberías progresar hasta hacerlas de forma continua.

Una vez que puedas hacer 200 repeticiones cómodamente, deberías pasar a una cinta más fuerte. Si colocas una toalla bajo el pie, el movimiento será más suave, y si mantienes la cinta a 45 grados para los ejercicios de inversión y eversión, te asegurarás de trabajar los músculos correctos. Ten cuidado de no rotar la pierna mientras haces los ejercicios con la banda elástica; todo el movimiento debe provenir del tobillo.

Todos los ejercicios con theraband deben realizarse con calzado y plantillas ortopédicas. Asegúrate de hacer las partes "arriba" y "abajo" de los ejercicios lentamente.

En la segunda fase del programa de Alvarez et al., que comienza después de tres semanas de la primera fase, se añaden elevaciones de talón con una sola pierna, caminar de puntillas y trabajo con tabla de equilibrio para empezar a utilizar el tendón tibial posterior de un modo más funcional.

La elevación del talón con una sola pierna es exactamente igual que la prueba diagnóstica.

Colócate sobre una pierna y sube lentamente lo más alto posible, apoyando ligeramente las manos en una pared para mantener el equilibrio si es necesario. Baja de forma lenta y controlada. Empieza con unas pocas elevaciones de talones, y progresa con el tiempo hasta que puedas llegar a 50 elevaciones de talones con una sola pierna.

Al igual que con los ejercicios con theraband, lleva calzado y plantillas ortopédicas mientras realices las elevaciones de talones.

Caminar de puntillas es bastante sencillo: camina hacia delante con los tobillos en flexión plantar, manteniendo los talones elevados sobre el suelo. Empieza con sólo 8 ó 10 metros, y progresa lentamente hasta que puedas caminar de puntillas 100 metros.

¡Ya casi está!

Por último, el programa de Alvarez et al. requiere un entrenamiento con tabla de equilibrio con "golpecitos" en cinco direcciones diferentes.

De pie sobre la pierna afectada en una tabla de equilibrio, "golpea" la tabla contra el suelo y vuelve a la posición de equilibrio 20 veces en cada una de las cinco posiciones. A continuación, repite en la dirección opuesta (por ejemplo, progresando en el sentido de las agujas del reloj en lugar de en sentido contrario).

En total, dos series de 20 repeticiones para cada dirección.

Para todos los ejercicios de rehabilitación con esta lesión, debes parar si te ha causado algún dolor importante. A diferencia de otras lesiones tendinosas, aquí no es buena idea forzar el dolor.

El programa de rehabilitación de Alvarez et al. duró dieciséis semanas (incluyendo un periodo de descanso de dos semanas antes de empezar los ejercicios de rehabilitación), y los programas de rehabilitación de Kulig et al. duraron diez o doce semanas, por lo que debes planear hacer estos ejercicios a diario durante al menos tres meses.

Otras posibles opciones de tratamiento

Volver arriba

Dado que la disfunción del tendón tibial posterior está tan poco investigada, no hay mucha información sobre tratamientos adicionales.

Tanto los corredores como la literatura científica recomiendan encarecidamente la aplicación frecuente de hielo (sobre todo después de hacer los ejercicios de rehabilitación).

También debería ser útil hacer rodillos de espuma con los músculos de la pantorrilla, ya que al aflojar las pantorrillas se reduce la tensión sobre el tendón tibial posterior.

Si estos ejercicios generales no te ayudan, es posible que quieras consultar a un fisioterapeuta que pueda identificar si tienes algún otro déficit de fuerza o flexibilidad que esté contribuyendo a tu disfunción del tendón tibial posterior.

¿Cuál es el resultado final?

Si sigues sin mejorar tras varios meses de tratamiento conservador, debes consultar a un podólogo u ortopedista de confianza y ver la posibilidad de una intervención quirúrgica. Existen docenas de técnicas quirúrgicas diferentes para intentar reparar un tendón tibial posterior dañado o roto, por lo que definitivamente merece la pena acudir a un médico con mucha experiencia.

Opciones de tratamiento conservador

Volver arriba

Métodos que son bastante sencillos, baratos y que puedes hacer tú mismo en casa.

Lleva calzado de apoyo y plantillas ortopédicas todo el tiempo, incluso cuando sólo andes por casa. Habla con tu médico o podólogo sobre si puedes utilizar una órtesis rígida de venta libre o si necesitas una órtesis hecha a medida.

Estiramientos de pantorrilla, 3×30 segundos, tanto con la rodilla recta como doblada, en ambas piernas, dos veces al día. Utiliza una tabla inclinada si tienes una.

Ejercicio sentado de planta a planta, una vez al día. Empieza con 4 series de 25 repeticiones cada día y aumenta hasta 12 series de 25 después de dos semanas. Después, empieza a combinar series hasta que puedas hacer 300 repeticiones seguidas sin descanso.

Ejercicios con banda elastica, una vez al día (excepto 4) Para los tres primeros ejercicios, pasa a un Theraband más fuerte cuando puedas hacer cómodamente las 200 repeticiones sin pausas.

  • Dorsiflexión, 200 repeticiones. Utiliza una toalla para reducir la fricción bajo el pie.
  • Inversión, 200 repeticiones. Utiliza una toalla para reducir la fricción bajo el pie y coloca la banda elástica a 45 grados.
  • Eversión, 200 repeticiones. Utiliza una toalla para reducir la fricción bajo el pie y coloca la banda elástica a 45 grados.

Ejercicios funcionales, realizados una vez al día.

  • Se añadirán cuando hayas realizado los pasos 3 y 4 durante al menos tres semanas.
  • Elevaciones de talón con una sola pierna, aumentando gradualmente hasta 50 repeticiones
  • Caminar de puntillas, empezando con 8-10 yardas y aumentando hasta 100 yardas de caminar de puntillas de forma continua.
  • Golpeteo en la tabla de equilibrio: En una tabla de equilibrio, "golpea" la tabla contra el suelo y vuelve a la posición de equilibrio 20 veces cada una de las cinco posiciones ilustradas en la foto. A continuación, repite en la dirección opuesta para un total de dos series de 20 golpes en cada dirección.

Aplica hielo para controlar el dolor, sobre todo después de hacer los ejercicios de rehabilitación. Prueba con 10 minutos de masaje con hielo con un vaso de hielo, seguidos de 10 minutos de descanso y, por último, otros 10 minutos de hielo. Puedes aplicar hielo hasta cada dos horas.

Opciones de tratamiento agresivo

Volver arriba

Son tratamientos con más coste y menos certeza sobre los resultados, pero pueden resultar útiles en casos recalcitrantes.

Ortesis a medida de un podólogo u ortopedista de pie y tobillo. Aunque pueden ser caros y no todas las compañías de seguros los cubren, tu médico puede recomendártelos para proporcionar un mejor apoyo a tu pie.

Acude a un fisioterapeuta para que te haga un programa de rehabilitación personalizado y te explique otros tratamientos no invasivos.

Acude a un traumatólogo o podólogo de confianza para discutir la posibilidad de una intervención quirúrgica.

Entrenamiento cruzado mientras estás lesionado y durante la recuperación

Se recomienda el entrenamiento cruzado mientras estás lesionado y mientras vuelves lentamente a correr.

La mejor forma de entrenamiento cruzado para esta lesión es el aqua jogging. Los estudios han demostrado que el aqua jogging puede permitir a un corredor bien entrenado mantener la forma física durante 4-6 semanas.

Volver a correr

Volver arriba

Puesto que la disfunción del tendón tibial posterior tiene tanta fama de causar daños permanentes si no se trata adecuadamente, debes ser muy gradual cuando vuelvas a correr.

No hay estudios científicos que ofrezcan consejos sobre planes de vuelta a la carrera, pero debes ser muy cauto, empezar con pequeñas cantidades de trote suave y volver lentamente al entrenamiento, retrocediendo si sientes dolor. Un fisioterapeuta con experiencia en el trabajo con corredores de fondo puede ayudarte a desarrollar un programa individualizado si es necesario.

Running Blog

Últimos post

Lesiones

Tratamiento para el dolor del tibial anterior

07/02/2023

El tibial anterior es una unidad músculo-tendinosa que discurre por la parte delantera de la espinilla, justo en la parte exterior del hueso de la espinilla.

Leer más
Consejos

¿Cuál es la mejor hora para correr? ¿Mañana, tarde o noche?

27/11/2022

Ya sea a primera hora de la mañana, en la pausa del almuerzo o a última hora de la noche, prácticamente todos los corredores tienen una opinión -o dos- sobre el momento ideal del día para registrar sus kilómetros.

Leer más
Carreras-populares

Como promocionar tu carrera popular

22/06/2022

Descubre varias maneras de promocionar tu evento para tener la máxima participación posible.

Leer más
Lesiones

Tendinitis tibial posterior

16/11/2022

Hay muchas afecciones a las que culpar, pero cuando el dolor se localiza en el interior del tobillo, la tendinitis tibial posterior suele ser la culpable. En el post de hoy, te daré una visión completa de la afección, qué la causa, cómo tratarla y, lo más importante, cómo prevenir la tendinitis tibial posterior al correr.

Leer más
Lesiones

Dolor en los tobillos al correr

08/10/2022

Trataremos las causas del dolor en los tobillos al correr y posibles tratamientos

Leer más
Nutricion

Super-Alimentos para corredores

23/06/2022

Aqui os mostramos una lista de alimentos muy beneficiosos para corredores y deportistas, y el porque de sus propiedades

Leer más